Monday 1 May 2017

Comuna 12   

Instagram Google PlustwitterFacebook

 

alan tapia

Anoche hubo un acto en la plaza del sub barrio de Saavedra; vecinos y familiares recordaron al joven baleado por el Grupo Especial de Operación Federales (GEOF-PFA), en un allanamiento.

 

Los vecinos de Barrio Mitre - Saavedra hicieron, ayer, un acto en la plaza del Barrio Mitre para pedir que el crimen de Alan “Monito” Tapia no quede impune.

Cinco años atrás el joven de 19 años, que daba clases de tango en la UBA y era estudiante, fue baleado en el abdomen por un efectivo del Grupo Especial de Operación Federales (GEOF-PFA). Anoche prendieron velas para formar las letras de su apodo y exhibieron banderas que piden por justicia “digna e igualitaria”.

Por pedido del Fiscal Campagnoli, la madrugada del 15 de febrero de 2012 los uniformados del GEOF habían hecho un allanamiento en la vivienda de los Tapia, la número 278 del sub barrio de Saavedra. Buscaban al hermano de Alan por un presunto intento de homicidio. Al ingresar en el cuarto del “Monito”, el uniformado Rodrigo Valente le disparó. En el proceso judicial que se le inició, del que resultó absuelto en 2013, el oficial argumentó que no tuvo otra alternativa.

Tras 40 minutos de agonía, donde no se le dio atención médica, aquella madrugada Alan murió. En el proceso judicial se intentó estigmatizar a los vecinos del Barrio Mitre, una forma de legitimar de forma indirecta la violencia institucional con la que procedió el agente. De hecho, el fiscal Eduardo Marazzi, fue desplazado de su cargo por sugerir a los jueces del Tribunal Oral Nº 11 que debían absolver a Valente porque Tapia no vivía “ni en Puerto Madero ni en las islas Seychelles. "Vivía en ‘villa’ Mitre”.

A pesar de que Valente recuperó la libertad, la familia del “Monito” no se rindió. En abril de 2015 la fiscal interinamente a cargo de la Fiscalía General N°1 ante la Cámara Nacional de Casación Penal, Gabriela Baigún, y el titular de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), Abel Córdoba, acompañaron la presentación efectuada por Claudia Alejandra Riveros Mansilla, la representante de la familia del joven muerto, donde pedían que se revoque la sentencia que absolvió a Valente. Bajo el lema por justicia “digna e igualitaria” continúan su pedido para dar condena a la violencia institucional de la que fue víctima Alan.