Lunes 24 Julio 2017

Comuna 12   

Instagram Google PlustwitterFacebook

 

canje

Se convirtió en ley el proyecto para hacer una plaza recreativa, con centro cultural y deportivo, en la manzana 66 de Balvanera. A cambio, al propietario, le darán un predio público de Saavedra, que los vecinos reclamaban que se destine a la construcción de una institución educativa pública. Ahora será destinado a un emprendimiento privado.

 

Legisladores porteños convirtieron, ayer,  en ley un despacho conjunto de las comisiones legislativas de Planeamiento Urbano y de Presupuesto que afecta y desafecta  zonificaciones de terrenos para permitir en el barrio de Balvanera - Comuna 3 , una obra pública solicitada por los vecinos.

La norma aprobada en segunda lectura, destina en la manzana delimitada por las avenidas Belgrano y Jujuy y las calles Moreno y Catamarca el predio para una plaza con 50 por ciento de espacio verde, 10 por ciento para sector deportivo y 10 por ciento para juegos infantiles; instalación de bancos, bebederos, luminarias, cestos de residuos; un sector edificable de 2.000 metros cuadrados y no más de 10 metros de altura (para actividades culturales, educativas y de servicios) y una playa de estacionamiento subterránea.

A cambio, la empresa Micrisol SA, perteneciente a la familia Miguens [propietarios del lote de Balvanera], recibirán un terreno público de Saavedra en forma de pago; ubicado en la Av. San Isidro al 4802 ( delimitado por las calles Vedia, Pico) donde funcionaba una estación intermedia de ómnibus de media y larga distancia.

Los vecinos de la Comuna 12 reclamaban que en ese espacio se utlice para la construcción de una institución educativa pública, ahora será destinado a un emprendimiento privado. Por otro lado, denunciaban que el lote de Saavedra tiene mayor valor de tasación que la realizada por el Banco Ciudad, en 461.700.000 pesos para ambos terrenos

La votación en general resultó de 47 votos por la afirmativa y 10 abstenciones (FpV, FIT y AyL).

Manzana 66

En esa manzana se demolieron viejos edificios y se planificaba inicialmente usar el terreno baldío para construir un estadio. Mientras tanto funcionan allí canchas de fútbol en alquiler. Los vecinos se organizaron para expresar su rechazo al estadio y reclamar un ámbito público imprescindible en un barrio que tiene el bajo promedio de 0,4 metros cuadrados de espacio verde por habitante, cuando la Organización Mundial de la Salud recomienda como aceptable entre 10 y 15 metros cuadrados per cápita.