Viernes 20 Octubre 2017

Comuna 12   

Instagram Google PlustwitterFacebook

 

AP M66

Este jueves se hizo la audiencia pública correspondiente en la Legislatura porteña, por la ley de doble lectura que crea la Manzana 66, en Belgrano y Jujuy. Vecinos de Balvanera defendieron la iniciativa y argumentaron que el barrio presenta escasa superficie verde, lo cual daña la salud de sus habitantes. Los vecinos de Saavedra reprocharon que para lograr esta iniciativa haya que resarcir al dueño de la tierra de Once con un lote en Saavedra, donde hace tiempo se pide por una institución educativa de carácter estatal. Desde el parlamento porteño llamaron a que el proyecto no enfrente a vecinos de ambos barrios.

 

El proyecto plantea que en Balvanera haya una nueva plaza (Larreta lo revalidó al incluirlo en uno de sus 15 nuevos compromisos de gestión) en terrenos donde hoy un dueño privado tiene canchas de fútbol. Para resarcirlo, Ciudad permuta las tierras por un lote en San Isidro al 4802, en Saavedra, donde hoy hay una terminal de colectivos.

Desde el Ministerio de Desarrollo Urbano, defendieron el proyecto del arquitecto Álvaro García Resta, Subsecretario de Proyectos, y el Director General de Antropología Urbana (DGAUR), Mariano Jordan Kristoff. Dijeron que la idea de expropiar la M66 iba a ser engorrosa y de largo plazo, ya que el dueño posee derechos reales sobre la propiedad. El vecino Horacio Morinigo defendió la lucha de los vecinos, que a través de la asamblea M66 y del Consejo Consultivo Comunal 3, pidieron por este espacio público. Aún así, centró su exposición en los vecinos de Saavedra. Dijo que desde hace años piden por un establecimiento educativo en la playa de colectivos que recibirá el actual dueño de Belgrano y Jujuy. Agregó que la permuta es un “costo político” que repercute en forma negativa entre vecinos de ambos barrios.

De modo similar opinó la vecina María Ivancovich. Llamó a que el proyecto de permuta no enfrente a habitantes de Balvanera y Saavedra. “Que no se viva como que para que los vecinos tengan la Manzana 66, los de Saavedra tienen que perder un predio”, agregó. Pidió que haya resarcimiento a los vecinos de Saavedra por la permuta del terreno de la calle San Isidro.

El vecino Hugo Campos habló en nombre de Vecinos por la Ecología. Recordó una ley del representante por el FIT Marcelo Ramal para hacer más escuelas de nivel inicial. También cargó contra la permuta: “Es conflictiva”. Dijo que la zona entre Cabildo y Libertador creció mucho y no hay oferta educativa estatal suficiente. Desde la perspectiva ambiental, recordó que en la Comuna 12 hubo casos de estaciones de servicio que se vendieron y luego hubo proyectos inmobiliarios pero nunca se saneó el suelo. Dijo que el predio de San Isidro, como es una estación de servicios, tiene el suelo lleno de derrames de nafta que hay que estudiar. Defendió la lucha de los vecinos de la M66, pero pidió que en lugar de una permuta haya una expropiación. Opinó que era llamativo el precio par de los terrenos de Saavedra y Balvanera.

En defensa del proyecto, habló Alberto Aguilera, uno de los miembros de la asamblea de vecinos que desde 2014 pide por la M66. Recordó el inicio de los desalojos y demoliciones sin cartel de obra en 2011. Dijo que si se hacía el microestadio para 20 mil personas, el barrio se iba a arruinar por el impacto ambiental negativo. Y manifestó que la tarea de la asamblea de vecinos M66 está concluida. Agregó que empezó este proyecto en un lugar lleno de corrupción (las demoliciones ilegales y los problemas vigentes de habilitación de las canchas, que llevaron a su clausura en varias oportunidades) y pidió a los legisladores que cumplan para que esa manzana de Balvanera por fin sea verde y publica.

Más tarde habló el párroco de iglesia María Madre del Redentor (México 2745) donde la asamblea M66 hizo sus asambleas. Denunció que Balvanera es un barrio de hacinados. Habló de la gente que vive, duerme, come, estudia en el mismo lugar, de dimensiones mínimas. Se refiere a la gran cantidad de pensiones, hoteles y viviendas donde habitan más de una familia por unidad. Por eso, manifestó que “traer espacios verdes es darle dignidad a los ciudadanos” de la Comuna 3.